Cirugía de Maxilares

 
PIDE TU CITA YA AL: (571) 215 1635 O AL 215 2596
Cirugía de maxilares

Existen algunas irregularidades faciales que pueden causar cierto malestar. Una mandíbula o barbilla que sobresale o se retrae, dientes que no engranan adecuadamente o una sonrisa con demasiada encía pueden corregirse con frecuencia con cirugía reconstructiva de los maxilares o cirugía ortognática.

Los cirujanos Orales y Maxilofaciales, trabajando en conjunto con ortodoncistas, pueden reponer quirúrgicamente los huesos maxilares en su posición más adecuada, mediante La cirugía ortognática.

Logrando así beneficios estéticos y funcionales; la habilidad de masticar, respirar, hablar con normalidad, apneas de sueño y mejorar la imagen facial.

En definitiva, esta técnica tiene como objetivo mejorar la calidad de vida de los pacientes.

 

¿Que maxilar me debo operar?

El cirujano maxilofacial en el momento de la valoración conjuntamente con el ortodoncista, ordenan unos estudios pre quirúrgicos consistentes en radiografías de la cara de perfil y de frente, así como otras radiografías como las panorámicas, fotografías intra orales, fotografías extra orales, modelos en yeso de los dientes y todos los demás exámenes que se consideren necesarios para un buen diagnóstico y así mismo obtener los mejores resultados. Con todos estos elementos el cirujano maxilofacial realiza unos trazos, medidas y estudios específicos, así como también varias predicciones quirúrgicas que simulan el resultado final. Solo hasta entonces se decidirá que tipo de cirugía se realizara y cómo enfocar de la mejor manera posible la ortodoncia prequirúrgica.

El tratamiento ortognático comienza con pruebas diagnósticas que determinan las características de cada persona. Una exploración clínica y diversos estudios radiológicos, fotográficos y el tratamiento de ortodoncia, son esenciales para la obtención de resultados estables y exitosos.

Con los datos obtenidos durante el diagnóstico, se realiza la simulación virtual de la cirugía correctiva de los maxilares.

 

¿Cómo es el procedimiento?

El cirujano maxilofacial después de hacer una valoración médica profunda y después de haber solicitado los exámenes médicos necesarios previos a la cirugía y después de determinar que el paciente es apto para la cirugía se procede a programar el procedimiento en donde será valorado por un médico anestesiólogo debido a que este procedimiento debe hacerse bajo anestesia general en nuestras salas de cirugía.

El procedimiento dura entre dos y tres horas dependiendo si es de un maxilar o de los dos, generalmente es ambulatorio o sea que no requiere hospitalización, sin embargo, en algunos casos se deja el paciente hospitalizado por una noche.

Todas las heridas se hacen a través de la boca o sea que no van a quedar incisiones visibles en la cara lo que lo hace muy estético. Los maxilares una vez llevados a sus nuevas posiciones se fijan con unas mini placas y tornillos de titanio que son biocompatibles y no causan ninguna molestia en el futuro, por lo cual no es necesario retirarlos.

El paciente no sale con la boca cerrada o sellada como se hacía anteriormente. La dieta es líquida los primeros días y a medida que se va recuperando se empieza a tolerar una dieta más sólida blanda.

El periodo de incapacidad es de aproximadamente quince días dependiendo claro está de la ocupación individual de cada paciente. La inflamación es entre leve y moderada los tres primeros días y posteriormente va cediendo hasta normalizarse en aproximadamente quince días.

Como el procedimiento se hace con fines tanto estéticos como funcionales, en algunos casos el manejo debe hacerse multidisciplinario o sea con la ayuda de otros especialistas en el área de la salud como lo son sicólogos, terapistas físicos y de lenguaje, entre otros.